Síguenos:
 

La palabra como antídoto

La palabra como antídoto

La palabra: un antídoto que cura en tiempos de pánico, que nos salva, nos propone un diálogo desde la distancia. Palabra, reemplazo de un beso, un abrazo, un saludo. Palabra cantada en poesía, sentimientos que viajan con el viento, dibujando una cadena imaginaria para contar un cuento, una historia. Hoy la palabra, tan necesaria como el oxígeno, nos enlaza, nos aferra a escuchar esa historia desde un lugar lejano, dando lo único que importa: amor, tranquilidad y solidaridad.

Intentamos estar aquí con los otros, intento estar aquí conmigo misma. Hoy dejamos el miedo en el baúl de los afanes. Sólo nos queda hacer cosas sencillas, como utilizar la palabra sin temor y disfrutar con gratitud para comunicarnos. En el compartir de la palabra evolucionamos durante este tiempo de pánico, donde todos piden explicación: los niños, los adultos, los jóvenes, todos en un encierro incierto lleno de preguntas y curiosidades. Y vuelve la palabra a dar paz.

¿Sentimos este compás de espera como un eterno vacío? ¿Como miedo? ¿Miedo a qué? A no mirar el reloj, a no saber qué hay detrás de la página escrita.  Sólo la palabra provocará una historia. Las letras nos revelan el mensaje, invitándonos a soltar el miedo, a construir el presente y avizorar el futuro.  La palabra solidaria y de amor invita a recuperar la vida. La palabra,  único antídoto contra el pánico.

Por Taira Isabel Hernández Buelvas en el marco del proyecto Entre Libros que realizan la Secretaría de Educación del Distrito de Barranquilla y la Fundación Círculo Abierto.