Síguenos:

Club de lectura “Pánico”

Fotografía tomada por Juan Silva

Relatoría por Priscilla Saab

El día 23 de junio de 2020, en el marco de #épicoabordo, se llevó a cabo un club de lectura con la escritora de la novela gráfica Pánico, Ana María López. El club de lectura contó con la participación de 29 personas, entre las cuales estaban la directora de la Fundación Circulo Abierto, Victoria García quien fue la moderadora, promotores de lectura e invitados especiales entre otros. Fue una sesión de dos horas. Durante la primera hora la escritora e ilustradora contó cómo fue el proceso de creación de la novela gráfica Pánico, después algunos participantes le realizaron preguntas a la autora y expusieron las líneas personales de lectura del texto y las ilustraciones.

Pánico es una historia autobiográfica que empezó con el padecimiento real de Ana María cuando tenía 17 años. Fueron cinco años durante los cuales prefería estar siempre en casa por miedo a presentar un episodio, tiempo durante el cual dejó de ver a sus amigos, a su novio e incluso dejó de visitar a su familia.

Alrededor de los 15 años, la autora encontró en el dibujo el “parche mayor”, una herramienta o vehículo para drenar y ordenar los sentimientos y pensamientos, una forma de meditación, de supervivencia. Su padre es publicista y un gran amante de los cómics, razón por la cual estos siempre estuvieron rondando en su vida. Sin embargo sus referentes de ese momento, los cómics franceses, o de súper héroes, eran muy elaborados y con dibujantes muy expertos lo cual hacía que fueran ajenos a ella. Después de estudiar diseño gráfico, comenzó a complementar el desahogo gráfico con frases; este fue su primer acercamiento a la creación de un cómic.  Esto, sumado a descubrir a escritoras como Power Paola historietista e ilustradora Colombo-Ecuatoriana, y Assia Petricelli autora del cómic “Chicas Malas”, entre otras, hizo que Ana María López encontrara en el cómic una forma de expresión personal.

Cuando terminó la terapia para el tratamiento de la agorafobia a los 22 años, surgió en ella la necesidad de compartir su experiencia, de contarle a la gente lo que ella había sentido, cómo lo había vivido y resuelto. Esto debido a que, a pesar de la solidaridad de su familia, la enfermedad la llevó a sentirse sola, y las referencias bibliográficas respecto a su padecimiento eran muy técnicas y difíciles de interpretar. Ella quería narrar su experiencia para que las personas y los familiares o amigos de la gente que ha sentido algo similar encontraran un texto íntimo, digerible, acogedor.

El inicio del momento indicado para compartir su experiencia, nació en el año 2017, aproximadamente 20 años después del primer episodio de pánico. Viajó a México con su amiga, la ilustradora Elizabeth Builes, para realizar un diplomado de ilustración pero el azar la puso en un diplomado de Novela Gráfica. El viaje a México significaba para ella un paso grande y definitivo, para demostrase a sí misma que el proceso había sido exitoso. Era el lugar preciso para que floreciera  de nuevo la historia de su enfermedad, el sentirse vulnerable e indefensa, pero al mismo tiempo fuerte, le confirmó que era el momento.

No fue un proceso fácil llegar a la novela actual, no había escrito algo así de largo, y esto le generó ansiedad de nuevo, se le agrietaba el pecho y se enfrentaba de nuevo al monstruo con otras formas, intensidades y tamaños. Lo primero fue realizar un resumen año por año de la crisis, recordando los momentos más fuertes y significativos. Creó subtítulos cronológicos de la enfermedad: la primera persecución, el primer diálogo con el monstruo, el momento cuando empezó a afectar la vida social, sexual, laboral, el alma y las ganas de vivir, la aparición del ángel de la guarda, la cita, el viaje, la terapia, el paso del tiempo, diez años después. Después de tener la maqueta del texto y releerlo, comenzó a dibujar. No le funcionaba crear un guion y las viñetas como hacen algunos autores, a Ana María le fluyó dibujar y después de cada dibujo le salían las palabras de cada viñeta, como cuando los niños planean un juego antes de jugarlo, la historia estaba en la cabeza, luego venía el dibujo.

No tuvo que inventar los personajes, eran reales, solo debía recordar cómo era su familia o cómo reaccionarían ante alguna situación o una frase. Contaba con herramientas gráficas que vienen del diseño y la ilustración, que  le quitan o dan expresión a las sensaciones, que son capaces de enfatizar una emoción. Sintió la necesidad de hablar también del lado brillante de su vida, del lado alegre, para no dejar en el lector solo la sensación de angustia. Así ha sido su vida, ha estado en medio de dos opuestos.

El proyecto literario se detuvo hasta que la alcaldía de Medellín abrió en el 2018 una convocatoria para una beca de creación. Gracias a esto, se pudo dedicar de manera exclusiva a la culminación de la novela gráfica. Carolina Rey, directora de la editorial Rey Naranjo, se comunicó con Ana María para decirle que estaba interesada en editar la obra. El proceso de edición fue muy respetuoso y sin censura, conservando el concepto original. El lanzamiento de la novela se llevó a cabo en la Feria del Libro de Medellín y a partir de ahí ha sido muy reconfortante para ella escuchar y leer los mensajes de los lectores que padecen o viven con alguien que sufre  la agorafobia.

El Festival épico en su versión remota promueve también espacios más íntimos, de encuentros con quienes hacen la literatura infantil y juvenil.

¿Ya estás a bordo?

 

Festival Épico 

Se ha consolidado como un espacio alternativo en la ciudad para acercarse a la literatura infantil y juvenil, como un espacio en donde las personas pueden encontrarse, este año por medios digitales; donde las historias circulan. Un festival para acercarse a los libros que trabaja para enamorar a los lectores y no lectores. Como muchos festivales jóvenes, nuestra principal preocupación es la formación de público. Creemos que en 2020 podremos consolidar un público fiel, creciente, e interesado en aumentar sus referentes en la literatura, y el arte. Así que prepárate para aumentar el disfrute de épico 2020, que sucederá de mayo a septiembre. El festival se realiza gracias al apoyo de Programa Nacional de Concertación de Mincultura y de la Secretaría de Educación del Distrito de Barranquilla

Sobre la Fundación Círculo Abierto

La Fundación Círculo Abierto trabaja desde el año 2010 en el diseño y ejecución de proyectos relacionados con cultura. Su confianza en el lenguaje de las artes para construir y comunicar conocimiento ha sido el eje común de las experiencias que desarrolla con artistas tradicionales, contemporáneos, locales, nacionales, internacionales y comunidades diversas en territorio colombiano.

La Fundación es la creadora del festival de literatura infantil y juvenil Épico que en el 2020 alcanza su cuarta edición.

Conéctate con el festival épico
Conéctate con la fundación círculo abierto

Para más información sobre Épico a bordo:

contacto@circuloabierto.com

Contacto de comunicaciones: Tatiana Escárraga

Celular: 320 234 90 86

Correo electrónico : etatiana@hotmail.com

Artículos relacionados