Síguenos:

El cómic en la literatura

Imagen cortesía de Sincerely Mediamiika laaksonen

Texto por Yeimy González, promotora de lectura de la Fundación Círculo Abierto.

Entendemos la literatura como el arte que emplea la palabra hablada o escrita como medio de expresión. El comic, por su parte, es definido por la real academia como una serie de dibujos que, con o sin texto, componen un relato. No todos lo conciben como un elemento literario. Fernando Vásquez, por ejemplo, considera que el uso de la imagen solo tiene como objetivo apelar a las emociones, no al pensamiento, misión que sí se le da a la literatura. “Si lo que deseo es afectar emociones, sentimientos, afectos, puedo usar la oralidad o la imagen. Pero si deseo apelar a la intelección o el raciocinio me valgo de la escritura” (2003, p.38).

Por su lado, Eddie Campbell señala que, como los cómics, “en algún punto de su evolución, han debido requerir una planificación escrita. Incluso si esta escritura consiste enteramente en jeroglíficos que nadie puede interpretar, puede decirse que los cómics se han convertido en una forma de literatura”. En busca de encontrar un punto de quiebre en los conceptos alrededor del tema, se emplean con constancias términos como: narración gráfica, arte secuencial, relato gráfico, entre otros.                 

Lejos de terminar con la discusión, el comic y la literatura siguen convergiendo en muchos textos que usan la secuencia de viñetas como herramienta narrativa. Algunos ejemplos de ese modelo son: Dos Aldos, Caminos condenados, y muchos otros textos que acompañarán el proyecto Leer el mundo.

“El cómic, por su parte, es definido por la real academia como una serie de dibujos que, con o sin texto, componen un relato”

Imagen cortesía de Mahdiar Mahmoodi

 

Entendemos la literatura como el arte que emplea la palabra hablada o escrita como medio de expresión. El comic, por su parte, es definido por la real academia como una serie de dibujos que, con o sin texto, componen un relato. No todos lo conciben como un elemento literario. Fernando Vásquez, por ejemplo, considera que el uso de la imagen solo tiene como objetivo apelar a las emociones, no al pensamiento, misión que sí se le da a la literatura. “Si lo que deseo es afectar emociones, sentimientos, afectos, puedo usar la oralidad o la imagen. Pero si deseo apelar a la intelección o el raciocinio me valgo de la escritura” (2003, p.38).

Por su lado, Eddie Campbell señala que, como los cómics, “en algún punto de su evolución, han debido requerir una planificación escrita. Incluso si esta escritura consiste enteramente en jeroglíficos que nadie puede interpretar, puede decirse que los cómics se han convertido en una forma de literatura”. En busca de encontrar un punto de quiebre en los conceptos alrededor del tema, se emplean con constancias términos como: narración gráfica, arte secuencial, relato gráfico, entre otros.                    

Lejos de terminar con la discusión, el comic y la literatura siguen convergiendo en muchos textos que usan la secuencia de viñetas como herramienta narrativa. Algunos ejemplos de ese modelo son: Dos Aldos, Caminos condenados, y muchos otros textos que acompañarán el proyecto Leer el mundo.

 

Leer el mundo

Michelle Petit en su libro de ensayos Leer el mundo: experiencias actuales de transmisión cultural nos pregunta ¿Por qué leer hoy? Y nos invita a privilegiar el juego, los intercambios poéticos, la curiosidad, el pensamiento.

Inspirados en esta investigadora diseñamos Leer el mundo, una estrategia de acompañamiento en literatura, desde un entorno remoto, a las maestras y maestros, niñas, niños y jóvenes, de la Secretaría de Educación del Departamento del Atlántico y la Fundación Círculo Abierto. Parte de la idea de que es posible, en tiempos de distanciamiento social, acompañar desde la literatura, acceder a la presencia, lograr que las palabras tengan cuerpo, reunirnos con la voz del otro, reconocer al otro en toda su alteridad.

Leer el mundo trabaja con cinco componentes principales:

1. Conversaciones semanales a través de plataformas asincrónicas para intercambiar experiencias y compartir lecturas, de las maestras y maestros con el equipo de promotoras de lectura de la fundación.

2. Biblioteca digital a disposición de las maestras y maestros para preparar su espacio de literatura. Sala de lectura digital disponible para las familias.

3. Foros mensuales con las maestras y maestros.

4. Clubes de lectura con las niñas y niños de las Instituciones Educativas Departamentales, a través de una plataforma sincrónica, y conducidos por artistas de la red de Círculo Abierto.

5. Espacio radial, estructurado como un encuentro desde la literatura, que se emite a través de las radios comunitarias aliadas a FUMCOPAT.

Conéctate con la fundación círculo abierto

Artículos relacionados